Asesoramiento fiscal

Los compradores de viviendas en España se interesan, entre otras cosas, por los impuestos sobre la vivienda. En España, los impuestos sobre la propiedad residencial son más bajos que en otros países europeos. Sin embargo, si se interpreta mal el sistema fiscal, se puede gastar demasiado, y no importa si la propiedad es un pequeño estudio o una enorme villa de lujo.


Los impuestos se dividen en:

Impuestos estatales;
Regional;
Estatal; Regional; y Municipal.

 

Cada región y municipio puede fijar su propia cantidad de impuestos hasta un determinado límite.


Por este motivo, vale la pena añadir otro 15 por ciento a la cantidad que ha ahorrado para comprar un piso o una casa para los impuestos. En cuanto a los impuestos anuales, son bajos: entre el 0,7% y el 1,6% del valor catastral de la vivienda adquirida. Los impuestos sobre las viviendas nuevas y las secundarias son diferentes.


Si el inmueble se alquila, el impuesto es del 24% y se calcula sobre los ingresos percibidos una vez deducidos los gastos de mantenimiento del inmueble.


Para los ciudadanos de Monarch y de otros Estados miembros de la UE, el tipo es inferior, del 19%. El tipo de este impuesto es fijo.


Los especialistas inmobiliarios de Alicante le darán información completa sobre todos los impuestos que se aplican en el país y le dirán lo que tiene que hacer para no quedar en deuda con el Estado.


Por ejemplo, los asesores fiscales le informarán con detalle de la cantidad de impuestos que tiene que pagar al registrar su propiedad.


Al comprar una vivienda nueva, hay que pagar dos impuestos: que es del 10%, y el impuesto obligatorio. La cantidad varía de una región a otra, entre el 05 y el 1,5%.

Los asesores fiscales de Alicante Real Estate explicarán a cada cliente en detalle cómo funciona el sistema de impuestos en España, a qué prestar atención, qué cantidad es necesaria para pagar el impuesto sobre la propiedad anualmente.